Cargando...

Cinco mitos sobre el entrenamiento

Existen muchas teorías de entrenamiento y nutrición (cada uno con sus pros y contras) cuya efectividad en cada persona depende de muchos factores ( estado físico, tipo de alimentación, tiempo que dedica a la actividad física, stress laboral y cotidiano, etc…)

Sin embargo, también existen muchas teorías erróneas , y muchos mitos del entrenamiento que pueden afectar tu salud y/o rendimiento deportivo.

Por ello, a continuación te cuento cuáles son los cinco mitos del entrenamiento que más solemos escuchar los Entrenadores y que deberías dejar de creer en forma inmediata:

1. Cuanto más sudas más adelgazas...
El sudor es la forma en la que tu cuerpo autorregula la temperatura y ayuda a que no siga elevando.

Los factores climáticos, la forma en que estamos vestidos y otros tantos factores, afectan la cantidad de transpiración que generamos para mantener nuestra temperatura a niveles adecuados.
Por ello, el sudor o transpiración no es un indicador real de que estemos quemando más calorías cómo consecuencia de la actividad que estamos realizando.

El verdadero indicador de que estás quemando una mayor cantidad de calorías es la intensidad y/o el volumen de nuestros entrenamientos.
Por lo tanto, nada de ir al sauna a perder peso, ni enrollarte la zona abdominal con film de los alimentos, ni fajas efecto sauna.

2. El entrenamiento en el gimnasio aumentará tu volumen muscular...
Muchos deportistas no realizan entrenamientos en el gimnasio, debido al mito de que el levantamiento de peso los hará aumentar el volumen muscular para hacerlos “pesados” y menos veloces.

Sin dudas, entre las mujeres este temor es aún mayor, porque se ve reforzado por el mito de que pueden perder su estética o que le crecerán músculos como los de un culturista.

Muy contrariamente a lo que se cree, el entrenamiento de resistencia ayuda a desarrollar fuerza y estéticamente ayuda a obtener un físico más firme y definido.

Evita creer que por ir al gimnasio y levantar pesos, te convertirás en un fisicoculturista profesional.

Así que no limites tus entrenamientos a ejercicios cardiovasculares y empieza a beneficiarte de las ventajas que te aportará añadir entrenamiento de pesas a tu plan.

3. Para tener un abdominal plano hay que hacer crunches todos los días...
El problema de fondo para no lucir un abdomen marcado no son los abdominales si no la capa de grasa que no permite que sean visibles.

Puedes tener una pared abdominal súper fuerte de todos los ejercicios abdominales que has hecho pero nunca podrá ser visible si tu índice de grasa corporal es elevado.

La combinación de comida inapropiada y la falta de una rutina de ejercicio físico, son básicamente las causas más comunes para este cumulo de grasa en el abdomen.

Desgraciadamente aún no existe ningún método que sea capaz de focalizar la pérdida de grasa en una zona corporal determinada. 

La única forma de obtener un vientre plano o incluso unos abdominales marcados es reduciendo el porcentaje de grasa corporal.

¿Cómo se consigue esto? Comiendo de forma equilibrada, sana y variada, y con un plan de entrenamiento que esté diseñada para reducir grasa corporal.

4. Los carbohidratos engordan...
Los hidratos de carbono se han ganado muy mala fama y hay muchas personas que creen que todos los hidratos de carbono se deben de evitar porque engordan y no son buenos.

Los hidratos de carbono son nutrientes necesarios para un deportista y su consumo no tiene porqué ser eliminado ya que su abuso es el problema. 

Si no deseas aumentar de peso mientras practicas deporte, deberás encontrar el equilibrio entre tu gasto calórico (cuánto combustible utilizas) y la cantidad de carbohidratos que ingieres (que cantidad de combustible ingieres).

Al igual que sucedería con cualquier otro grupo alimenticio que consumieras en exceso (en relación a tus necesidades energéticas), una ingesta abusiva de hidratos de carbono, te hará almacenarlos como grasa. Consulta a un nutricionista para encontrar el equilibrio adecuado para ti.

5. Hacer más repeticiones significa más definición...
Hacer que los músculos se vean más definidos no viene determinado por el número de repeticiones que hagamos en la sala del gimnasio ó en el entrenamiento.

El punto clave para lucir un cuerpo definido es tener masa muscular que lucir y un porcentaje de grasa corporal bajo.

Si entrenas con pesos livianos será difícil que construyas una densidad muscular y no quemarás muchas calorías. Y si tienes un porcentaje de grasa reducido pero no has construido esa base muscular, habrá poco que lucir.

Por lo tanto, entrena con un plan orientado a construir músculo, y a la vez mantener unos niveles de grasa corporal bajos. Como suele pasar en estos casos, suena más fácil de lo que parece a la práctica.

Recomiendo siempre consultar con el profesional para que el plan cumpla con los objetivos buscados, una buena y correcta alimentación van de la mano de un plan de entrenamiento a medida de tus necesidades.

Acerca del autor

Martín Heredia

Martín Heredia

Entrenador / Personal Trainer
Health Coaching Empresarial
deportrainer@gmail.com 

Notas relacionadas