x
Argentinos replicarán 100 años después la travesía de André Citroën por el Sahara

Argentinos replicarán 100 años después la travesía de André Citroën por el Sahara

Business

Cien años después de la primera travesía del Sahara en automóvil coordinada por André Citroën, ocho argentinos se lanzan a un nuevo desafío, renovar la hazaña con sus Citroën 3CV. Mismo destino, misma audacia, misma ambición, misma marca. El objetivo es una aventura multicultural a bordo de tres unidades del emblemático modelo argentino de la marca.
Miércoles 14 de Septiembre de 2022

Hace 14 años, José Izquierdo y Martín Franzosi comenzaron sus viajes a bordo de los legendarios Citroën 3CV de fabricación nacional y que, luego de adaptarlos como sus “vehículos todo terreno ultralivianos”, se animaron a cruzar salares, desiertos, cordilleras y diversas rutas de América Latina. Desde la puna de Atacama en Jujuy hasta Ushuaia, recorriendo toda la traza de la mística Ruta 40, han viajado también por Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay. Sus Citroën 3CV superaron todas las geografías y topografías a los que los expusieron. Hoy, van por más y se atreven a un nuevo super desafío: ser los únicos en el mundo que rememorarán tal cual la travesía por el Desierto del Sahara que André Citroën llevó adelante en 1922, festejando así los 100 años de aquel entonces.

La apuesta es realizar, tal cual lo hizo André Citroën en aquel entonces, 3.100kms por toda Argelia partiendo desde la ciudad de Argel, ciudad mediterránea y capital del país, hasta la lejana Tamanrasset, ciudad del desierto Sahara, pasando por la mítica Touggourt, puerta del desierto argelino para regresar por las estribaciones del Atlas africano pasando por Orán y cerrando la travesía en la ciudad de Argel. En total, con el regreso incluido, serán unos 5.600kms que recorrerán estos 3 3CV de producción argentina.

José Izquierdo, una de las dos personas que dirigirán esta travesía, expresó: “Nuestro objetivo principal es recordar los 100 años del primer cruce del Sahara en un automóvil marca Citroën de 1922, pero también recorrer territorios exóticos y desconocidos, conocer la cultura y tradiciones tan ricas y milenarias de este pueblo argelino que están tan conectadas con Argentina; y al mismo tiempo conmemorar los 60 años de la independencia de ese país. Todo esto enmarcado en el anhelo de compartir toda nuestra cultura y con nuestros queridos 3CV”. Asimismo, Martin Franzosi, socio de José en esta travesía, dijo: “Es toda una experiencia de vida, que algunos pocos estamos dispuestos a vivenciar. Solamente teniendo los objetivos bien claros y con la mente puesta en ellos se puede superar. La apuesta al éxito está en la obtención del equilibrio Hombre‐Máquina. Es por ello que decidimos sumarnos con tres vehículos 3CV de fabricación argentina. Este modelo de Citroën representó para muchas generaciones de Argentina un ícono del auto accesible, ágil y con estilo y en estos últimos 14 años, nos demostró que podemos confiar en él”.

No estarán solos en este desafío. Han logrado el apoyo de distintas entidades de aquellos países y el nuestro, e incluso Citroën Global dispuso de un responsable de la marca que los acompañará en esas latitudes. Por su parte, TotalEnergies Argentina, co-sponsor de Citroën desde hace mas de 50 años y en muchas oportunidades, dentro de competiciones y travesías, también quiso estar presente apoyándolos con el combustible para todo el recorrido y el servicio de mantenimiento de estos autos en el transcurso de la travesía.

Travesía de André Citroën por el Sahara de 1922:

El 19 de diciembre de 1922, André Citroën, fundador de la marca de automóviles, realizó una travesía que inspiró libros y películas, y hasta el reto más peligroso del mundo que luego fue conocido como Rally Dakar.

Se trató de la primera travesía al desierto del Sahara en automóvil que tuvo lugar del 19 de diciembre de 1922 al 7 de enero de 1923 con cinco autocadenas de la marca Citroën: Scarabée d'Or, Croissant d'Argent, Tortue Volante, Bœuf Apis y Chenille Rampante (los dos últimos vehículos de carga).

André Citroën con esta expedición demostró una vez mas el saber hacer y un espíritu de aventura inherente desde siempre a la marca Citroën.

Notas relacionadas