Cargando...
Los efectos de la crisis del Covid-19 en el fútbol durarán hasta 2024

Business

Los efectos de la crisis del Covid-19 en el fútbol durarán hasta 2024

Esta es una de las principales conclusiones de “World Football Summit: Covid-19 implications on the football industry”, un informe elaborado por la plataforma WFS en el que han participado profesionales de referencia de los distintos sectores vinculados a la industria del deporte.
Lunes 10 de Agosto de 2020
El partido contra los efectos de la pandemia del Covid-19 va a ser largo y complejo para la industria del fútbol. Expertos internacionales creen que los efectos económicos de esta crisis sanitaria se dejarán sentir al menos hasta 2024, aunque por el camino, apuntan, surgirán fuentes de ingresos alternativas que permitirán a las entidades deportivas mitigar los efectos de la crisis y abrir nuevas líneas de negocio. Esta es una de las principales conclusiones de “Covid-19: Implications on the football industry”, informe elaborado por la plataforma World Football Summit y SPSG Consulting en el que han participado los miembros del Consejo Asesor de WFS y otros profesionales de referencia de los diferentes sectores vinculados a la industria del deporte.

Estos expertos completaron un amplio cuestionario enfocado a valorar el impacto del coronavirus sobre la industria global del fútbol, analizando qué fuentes de ingresos, entidades deportivas y regiones del planeta se verán más afectadas por la crisis, cuánto tiempo tardará la industria en recuperarse y qué nuevas oportunidades de negocio son más susceptibles de presentarse.  

Los encuestados coinciden en señalar que el hecho de que la mayoría de las grandes competiciones vayan a poder completarse a puerta cerrada amortiguará en gran medida las pérdidas económicas. Sin embargo, apuntan, no evitará importantes caídas de ingresos vinculados a las actividades de día de partido, como la venta de entradas, la comercialización de palcos VIP y otras actividades comerciales que se llevan a cabo en los estadios. Incluso cuando la situación sanitaria permita volver a abrir los recintos deportivos, las pérdidas se mantendrán puesto que el número de espectadores se va a ver limitado durante un tiempo. Además, los protocolos de seguridad obligarán a los clubes a llevar a cabo importantes inversiones para garantizar la seguridad de sus seguidores y empleados.       

Los expertos consideran que después de los vinculados al día de partido, los ingresos por patrocinio, ‘licensing’ y publicidad serán los más afectados. La situación sanitaria va a impedir que muchas empresas patrocinadoras accedan a algunos de los derechos que les corresponden por contrato, como el acceso a sus palcos VIP, activaciones en el estadio, campañas con los futbolistas, etc, con lo que el valor del patrocinio inevitablemente se verá diluido. 

Además, las empresas patrocinadoras no van a ser ajenas a los efectos de la crisis y podrían verse obligadas a reajustar sus presupuestos de marketing o incluso a cancelar alguno de sus acuerdos para garantizar su viabilidad económica. En este sentido, los expertos creen que la crisis provocará cambios en el enfoque de los patrocinios tanto de las empresas como de las entidades deportivas. En este nuevo contexto, ambas partes buscarán acuerdos cuyo contenido vaya más allá del patrocinio, que tengan un sentido y una misión claras, que no sólo contribuyan a mitigar los efectos de la crisis sino también al desarrollo social de sus comunidades.  

Jugar a puerta cerrada también ocasionará importantes pérdidas vinculadas a la venta de productos de merchandising, lo que obligará a las entidades a llevar a cabo un mayor esfuerzo para impulsar sus canales de venta online.   

Según el informe, los eventos deportivos serán la parte más afectada por la crisis del Covid-19. De hecho, el virus ya obligó a posponer o cancelar un sinfín de competiciones en 2020, incluidos la Eurocopa de fútbol y los Juegos Olímpicos, y también de los llamados eventos MICE (congresos, convenciones y exposiciones), muchos de los cuales se han transformado en digitales para amortiguar las pérdidas. Pero los expertos indican que los efectos de la crisis afectarán a toda la industria, puesto que las restricciones impuestas por la situación sanitaria van a condicionar durante mucho tiempo los costes de operación de todo tipo de entidades. Incluso los grandes deportistas sentirán los efectos, puesto que la pérdida de ingresos de los clubes les obligará muy probablemente a renegociar a la baja los salarios de sus futbolistas. 

Todas las regiones del planeta se han visto afectadas por la crisis del Covid-19 en mayor o menor medida y todas han establecido medidas similares con respecto al deporte. Sin embargo, los expertos consideran que los efectos serás más duraderos en Europa, Latino América y Estados Unidos, en parte por la suspensión de la Eurocopa y la Copa América 2020, y más controlados en Asia, Oriente Medio y Pacífico. 

Pero no todas las conclusiones son negativas. Los expertos valoran muy positivamente el esfuerzo conjunto llevado a cabo por “properties” y empresas para convertir los desafíos en oportunidades. En ese sentido, una tendencia generalizada ha sido el esfuerzo de las entidades en incrementar su presencia digital, creando contenido específico para estos canales y recurriendo a los eSports para mantener el vínculo con sus aficionados. Entidades de todo tipo han desarrollado las llamadas experiencias ‘figitales’ (mezclando el entorno físico con el digital a través de tecnologías como la Realidad Aumentada o recurriendo a juegos de tipo ‘fantasy’), que han resultado muy eficaces y que crecerán en el futuro. 

En esa apuesta por ganar presencia digital, los expertos consideran que las entidades continuarán optando por desarrollar sus propias plataformas OTT para poder ofrecer a sus aficionados un contenido personalizado acorde a sus intereses y hábitos de consumo. La necesidad de garantizar la seguridad en los recintos y al mismo tiempo mejorar la experiencia del espectador también abrirá nuevas oportunidades de negocio. En ese sentido, los expertos consideran que los estadios se volverán ‘cashless’ (no se usará dinero físico para pagar) y que la tecnología blockchain se popularizará para garantizar la seguridad de las transacciones y también para monetizar a los aficionados a través de productos como los tokens digitales que ya utilizan algunos clubes. 

Este informe elaborado por World Football Summit y SPSG Consulting, en el que han colaborado algunos de los 158 líderes que participaron en WFS Live powered by Ronaldo, es una valiosa herramienta para entender la dimensión del impacto de la crisis del Covid-19 en el fútbol y los desafíos que las distintas entidades tendrán que afrontar en los próximos tiempos.

Notas relacionadas