Cargando...
Los All Blacks en contra de las inversiones privadas en el rugby de Nueva Zelanda

novedades

Los All Blacks en contra de las inversiones privadas en el rugby de Nueva Zelanda

Un selecto grupo de jugadores se oponen a la llegada de inversiones privadas que aportarían cientos de miles de dólares a la Unión de rugby de ese país.
Martes 30 de Marzo de 2021
2020 fue un año duro para todo el deporte mundial. Cientos de competencias debieron ser suspendidas o aplazadas y la economía de los equipos sufrió importantes pérdidas. El rugby y los All Blacks no fueron la excepción.

Justamente, para contrarrestar las pérdidas ocasionadas por la pandemia, New Zealand Rugby (NZR) comenzó a ver con buenos ojos la posibilidad de sumar un inversor de Estados Unidos, el cual iba a llevar a cabo una inversión de 330 millones de dólares, con el cual pretendía adquirir el 15% de los derechos comerciales de la Unión.

Pero en los últimos días varios jugadores históricos del seleccionado se mostraron en contra de que esto sucediera y presentaron una carta en contra de la llegada del fondo Silver Lake. Con el capitán Sam Cane a la cabeza, 6 jugadores amenazaron con bloquear las inversiones.

Según la carta que presentaron a través de la Asociación de Jugadores de Rugby de Nueva Zelanda, ellos aseguran que es posible lograr fondos sin necesidad de vender parte de los derechos comerciales de la Unión de Rugby de Nueva Zelanda. “Hemos llegado a la conclusión de que no concederemos la aprobación para la reestructuración y venta propuestas por la NZR”.

“Todos estos fines pueden lograrse accediendo a capital mucho más barato, procediendo a la creación de una empresa comercial independiente, contratando e incentivando talentos de clase mundial e involucrando directamente a proveedores de servicios deportivos. Existe un riesgo inherente de apropiación indebida cultural, real o percibida, dado que Silver Lake es una firma de capital privado angloamericana”, agregan en la carta.

Los propios jugadores también aducen que la venta de una parte de los derechos comerciales será irrevocable, “que estos no podrán ser recuperados” y que esto podría dañar la relación entre el rugby y el público de Nueva Zelanda.

Silver Lake presentó el mes pasado la oferta para quedarse con el 15% de los derechos comerciales, en un acuerdo que valoraba los derechos de la entidad en 2.200 millones de dólares, en lo que significaría “la transacción más grande de este estilo en la historia del deporte de Nueva Zelanda”.

Durante el mes de abril se llevará a cabo una asamblea general para definir si se acepta o no la propuesta de Silver Lake.

Notas relacionadas