Cargando...
Roque Santa Cruz: “Mi vida como jugador siempre fue la Selección”

#ALaCancha

Roque Santa Cruz: “Mi vida como jugador siempre fue la Selección”

El futbolista histórico de Paraguay repasó con Máximo Palma su carrera deportiva, marcada por su paso en el Bayern Múnich y en el equipo nacional.  
Martes 7 de Abril de 2020

Sin dudas un trotamundos del fútbol. Una carrera en la que recorrió muchos países, ligas y culturas, pero que en su etapa final decidió regresar al lugar que lo vio nacer. A sus 38 años, Roque Santa Cruz se encuentra en Olimpia de Paraguay, mismo equipo con el que debutó allá en 1997. Pasaron 23 años, pero en todo ese tiempo fue consciente de lo que quería: “Siempre fui claro que quería terminar mi carrera en Olimpia. Prácticamente hice toda mi etapa de formación acá, estoy muy identificado con el club”.    

De muy joven tuvo su primer gran desafío. Dejó su ciudad natal para ir a Alemania, a uno de los equipos más poderosos de Europa. Llegó al Bayern Múnich en 1999 siendo un niño, y siete años después se iría del club con 11 títulos en sus manos, una UEFA Champions League (2000-2001) y una Copa Intercontinental (2001), entre los más trascendentes.

“En ese momento no dimensionaba el valor de ganar una Champions, la Libertadores me significaba más. Hoy reconozco que es un orgullo haber estado ahí y haberlo ganado todo”, aseguró el goleador.

Pese a todo lo bueno vivido, la etapa final en Alemania no fue como la esperaba. Muchas lesiones lo fueron alejando de las canchas, al punto tal que no encontró mejor solución que dejar el club. “Para salir del Bayern Múnich tenés que estar un poco loco, pero lo necesitaba. La época que vino después fue de un crecimiento terrible. Aprendí mucho de la mentalidad, disciplina y cultura alemana. Me ayudó a crecer como persona y jugador”, remarcó.

Mientras fue cambiando de equipo siempre siguió representando a su país con la Selección de Paraguay. Es el máximo goleador histórico con 32 goles, habiendo participado en tres Mundiales y cuatro Copas América.

“Mi vida como jugador siempre fue la Selección, es mi gran amor. De chico nunca pensé jugar en Europa, mi sueño era ponerme la camiseta de la Selección. Me preparé para eso, y así fue como me costó entender cuando me retiré. No podía ver los partidos, esa etapa fue uno de los momentos que estaba más nervioso y tenso”, recordó.

Durante todos esos años, el momento más destacado para Santa Cruz fue cuando lo dirigió el argentino Gerardo Martino: “El Tata supo hacer un equipo con mayúscula, construyó una sociedad con objetivos. Es un entrenador muy riguroso y disciplinado, eran prácticas muy duras. Hizo un trabajo estupendo, nos hizo creer en nosotros mismos a base de resultados”.

Desde su regreso a Olimpia en 2016, ganó cuatro títulos locales, pero lo más importante, el reconocimiento del pueblo paraguayo. “Es muy lindo y emotivo sentir el orgullo de tus compatriotas. Valoran el esfuerzo que hizo uno a lo largo de su carrera”, concluyó.

 

Notas relacionadas