x
El estricto protocolo de la NBA para la próxima temporada y la suspensión del "All Star" 2021

El estricto protocolo de la NBA para la próxima temporada y la suspensión del "All Star" 2021

Novedades

La pandemia no solo causó pérdidas económicas en la temporada 2019/20, sino también hizo que se deba suspender el Juego de las Estrellas de 2021.
Lunes 30 de Noviembre de 2020
La NBA está ultimando todos los detalles para comenzar su nueva temporada el próximo 22 de diciembre en las vísperas a Noche Buena y el fin de año. Producto de los retrasos que generó la pandemia y la confección de la “Burbuja de Disney”, la próxima temporada comenzará con poco tiempo de diferencia al último partido entre los Lakers y los Miami Heat.

Pero además, la NBA se ha tenido que mover a rápida velocidad para luchar contra el COVID-19 y lograr tener un campeonato “más normal”. Es por eso que los directivos le han mandado a cada franquicia y a los jugadores una extensa guía que deberán cumplir para comenzar la temporada 2020/21, jugando en sus propios estadios.

El objetivo es que cada equipo viaje de ciudad en ciudad con la mayor seguridad sanitaria posible. Es por eso que la liga debió establecer nuevos protocolos de seguridad. Por ejemplo, si un jugador da positivo por COVID-19 hay 2 formas de obtener una autorización para volver a jugar: Estar al menos 10 días en cuarentena desde el comienzo de los síntomas o desde el hisopado positivo o someterse a 2 pruebas negativas de PCR con 24 horas de diferencia.

Una vez que este jugador ya reciba el visto bueno para competir, primero deberá pasar 2 días entrenando por su cuenta y tampoco podrá usar el vestuario ni cambiarse de ropa en las mismas instalaciones. También deberá usar tapabocas todo el tiempo y hacerse un estudio cardíaco para constatar que se encuentre bien de salud.

Hasta el momento, desde la NBA no explicaron cuántos casos positivos se requieren para que un partido deba ser cancelado, tal como ocurre con otras ligas profesionales, como la NFL y la MLB.

También se establecieron una serie de normas para los entrenamientos. Los grupos de trabajo estarán limitados a 4 jugadores y 4 miembros del personal del equipo a la vez. Todos los participantes deberán registrar 3 pruebas de PCR Negativas antes de poder entrenar.

La NBA también estableció una línea de teléfono para reportar violaciones a las normas y protocolo. “Cada equipo de la NBA, la próxima temporada, tendrá un especialista en enfermedades infecciosas, un especialista en control de infecciones, un coordinador de pruebas rápidas, un oficial de pruebas, un gerente de pruebas y un oficial de rastreo de contactos, dos marcadores de contactos y un oficial de cumplimiento del protocolo de la franquicia. Además, los equipos también tendrán dos encargados de la aplicación de mascarillas, un enlace de jugadores, un especialista de higiene de las instalaciones, un gerente de salud e higiene del campo, un profesional de educación y concienciación sobre la salud y otro de seguridad en los viajes”, explicó el diario AS.

Por último, la guía preparada por la NBA también deja en claro que los equipos podrán pagar la vivienda de los jugadores para aislar a los que den positivo, algo que normalmente está prohibido. Los equipos tienen prohibido pagar la vivienda de los jugadores, ya que esto se considera una forma de eludir el tope salarial. Además, cada vez que un equipo deba viajar a otra ciudad, el número de personas habilitadas a viajar será de 45, como máximo, de los cuales 17 son jugadores.

La pandemia y la reestructuración de los calendarios hizo que los organizadores decidieran aplazar la edición 2021 del NBA All Star. El partido de las estrellas debería disputarse en la ciudad de Indianápolis del 12 al 14 de febrero, pero al no poder disputarse con público en las tribunas, no vale la pena realizarlo. La NBA optó por pasar esa edición para 2024. La edición de 2022 se organizará en Cleveland y en 2023 en Salt Lake City.

Según las cifras que se conocieron, la NBA facturó 8.300 millones de dólares la temporada pasada, un 10% menos que en la temporada anterior. El principal problema para la competencia fue la falta de facturación en los días de partido, donde se incluye la venta de entradas y el resto de ingresos que derivados, como la venta de comida y bebida, y merchandising.

La NBA dejó de ingresar en torno a 800 millones de dólares, a los que se suman otros 400 por patrocinio y merchandising.

Fuente: AS, 2PlayBook

Notas relacionadas