La historia del fanático que entró a 35 Super Bowls disfrazado y sin pagar entrada

Novedades

La historia del fanático que entró a 35 Super Bowls disfrazado y sin pagar entrada

La NFL gastó millones intentando atraparlo.
Martes 9 de Febrero de 2021

El Super Bowl es uno de los eventos deportivos que más dinero mueve y que atrapa a millones de fanáticos de todo el mundo. Es sabido que el precio de sus entradas es muy alto, las de esta última edición estuvieron entre 4.802,50 y 13.175 dólares. Sin embargo, esto no suele ser una traba para que las tribunas de los estadios estén colmadas de hinchas.

Para sorpresa de muchos, hay una persona que logró ver desde el campo de juego 35 Super Bowls sin pagar ni una entrada. Su nombre es Dion Rich, hoy tiene 91 años y por pedido de las autoridades ya no lo hace más. Es que le hizo gastar millones a la NFL porque una vez que se dieron cuenta de su picardía, contrataban para cada definición a un grupo de seguridad con la función exclusiva de atraparlo.  

La primera vez que lo hizo fue el 15 de enero de 1967 entre Green Bay Packers y Kanasas City Chiefs. Ese día hubo 62 mil espectadores, entre ellos Rich, que seguramente fue el único o uno de los pocos que logró entrar sin pagar. ¿Cómo lo hizo? En ese entonces era dueño de distintos bares de San Diego, donde iban a despejarse los jugadores de fútbol americano. Se terminó haciendo amigos de ellos, incluso lo invitaron a cada viaje y sin pagar ni un solo dólar recorrió Estados Unidos. En sus viajes aprovechó y estudió cómo funcionaba la organización y la seguridad de cada partido.

De maneras muy ingeniosas, logró ingresar a 35 Super Bowls sin pagar y en 22 ocasiones pudo ver el partido desde el campo. Llegó a estar justo detrás del trofeo Vince Lombardi en una premiación e incluso levantó a la figura de uno de los campeones. Se tuvo que disfrazar, usando pelucas, anteojos, bigotes y barbas falsas, utilizó pases de prensa, se disfrazó de seguridad y hasta mandó a fabricar una campera con su nombre y el logo de la NFL, para simular ser parte de la directiva de la liga.

Toda esta locura duró hasta el Super Bowl XXIII de 1989. Allí fue atrapado y las autoridades le rogaron que no repita más estos actos. Lo dejaron libre y Rich cumplió. En 2018 fue espectador del Super Bowl LII, el primero en el que pagó la entrada.

Además supo superar las seguridades de 14 Juegos Olímpicos, partidos de la Serie Mundial de béisbol, peleas de boxeo y hasta entregas de premios Oscar.

Notas relacionadas