Gustavo Fernández: “Ser olímpico es un desafío que me alimenta día a día”

novedades

Gustavo Fernández: “Ser olímpico es un desafío que me alimenta día a día”

Miércoles 18 de Agosto de 2021
Los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 están muy cerca de comenzar y en la previa a que se encienda el fuego olímpico una vez más en la capital de Japón, charlamos con Gustavo Fernández, uno de los representantes argentinos en tenis adaptado.

El campeón del Australian Open, Roland Garros y Wimbledon participará por tercera vez de un Juego Paralímpico y vive de manera muy especial la previa a Tokio 2020. Con él charlamos sobre lo que significa participar de un evento de esta magnitud, su recuerdo de cuando le tocó ser abanderado de la delegación en Río 2016 y lo que significa para él, “ser olímpico”.



“Un Juego Olímpico es la cita máxima a la que puede llegar un deportista de cualquier disciplina. Si bien yo lo he dicho antes y lo hago público, para un tenista los Grand Slams son lo más importante. Cuando yo era chico y empezaba a agarrar la raqueta no soñaba con ganar una medalla olímpica, sino ganar todos los Grand Slams. Eso está en mi sangre y en mi esencia  y no lo puedo negar. Pero, para mí, los Juegos Olímpicos son la versión más pura del deporte y la más concreta”, comentó Gustavo durante su preparación para Tokio.

“Tokio 2020 va a ser bastante particular porque inevitablemente el contexto los hará diferentes. No poder compartir tanto con los otros deportistas y no tener la oportunidad de ir a ver otros deportes, que al día siguiente a terminar la participación tengamos que dejar la Villa Olímpica, son cosas que van a hacer a Tokio, particular. He vivido 2 Juegos Paralímpicos antes que estos y se la magnitud que tiene un evento como este. Es el evento más hermoso que se puede vivir”, agregó.

Sin lugar a duda uno de los momentos más especiales en su carrera es cuando fue designado para ser el abanderado de la delegación argentina en los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Así lo relata: “Fue una experiencia impresionante. Durante el desfile de Río 2016 donde me tocó ser el abanderado se nota cómo estoy intentando procesar tanta información en un segundo para tratar de analizar y disfrutar al máximo lo que me tocaba vivir. Yo entré al estadio Maracaná, que estaba lleno de gente, con toda la delegación argentina que fue la más importante de la historia en los Juegos Paralímpicos. Entre los gritos y la emoción buscaba donde estaba mi familia para poder compartir semejante momento con ellos. La lluvia de aquella noche fue el condimento extra que volvió a la situación más especial todavía”.

Gustavo Fernández buscará mejorar su actuación olímpica en Tokio 2020. Representando al país ya consiguió 5 medallas de oro en los Juegos Parapanamericanos. Pero para él, “ser olímpico” es algo muy especial, que va más allá de la medalla.

“Para mí ser olímpico es un desafío. Automáticamente cuando pienso en ser olímpico se me viene la imagen de la medalla. Pero con la imagen de la medalla no se me viene un resultado o el hecho de llegar a clasificar para los Juegos. Lo interesante de la situación para mí es lo que representa la medalla y lo que representa llegar a esa medalla. Se logre o no, yo todavía no gané ninguna medalla olímpica y soy olímpico. La medalla representa todo el trabajo que costó, el camino recorrido, la experiencia y las distintas experiencias que uno vive a lo largo de su carrera deportiva para llegar a ese determinado momento. Ser olímpico es el abrazo que le di a mi viejo el día que perdí en Londres 2012 y que me largué a llorar. Ser olímpico también implica todos los torneos que jugué previamente para llegar a esos Juegos de la mejor manera. Las horas de entrenamiento y las peleas con mi entrenador. Es un combo muy grande de cosas que lo hacen un desafío hermoso que me alimenta día a día”, explicó Gustavo Fernández.

Notas relacionadas