Cargando...
La historia del futbolista profesional que pasó por 9 clubes sin jugar ni un partido

Novedades

La historia del futbolista profesional que pasó por 9 clubes sin jugar ni un partido

Se hizo pasar por un jugador campeón del Independiente de 1984.
Miércoles 15 de Julio de 2020

El fútbol nos regala historias de todo tipo pero la de Carlos Henrique Raposo traspasa cualquiera que se haya escuchado. Como muchos chicos de todo el mundo, su deseo era llegar a ser jugador profesional, pero el problema que tenía el brasileño era que no contaba con los dotes técnicos. Sin embargo, para sorpresa de muchos, sin saber patear una pelota llegó a formar parte de 9 clubes, viajó por el mundo y conoció distintas culturas e idiomas.

Todo comenzó en un boliche, uno de los lugares que solía frecuentar a menudo. Allí conoció a Mauricio De Oliveira Anastácio, un exjugador de Botafogo. Entre charla y tragos, terminó transformándose en su representante y fue quién le abrió el camino a una vida acompañada de mentiras.

Raposo se hizo pasar por campeón de América y de la Intercontinental con Independiente en 1984. Usaba una foto del equipo y fingía ser Carlos Enrique, algo imposible de comprobar en esa época donde la tecnología era escasa.

Jugó, o mejor dicho, formó parte de los planteles de: Botafogo, Flamengo, Puebla de México, El Paso Patriots de Estados Unidos, Bangu, Gazélec Ajaccio de Francia, Fluminense, Vasco Da Gama y América de Brasil. El Kaiser, como lo conocían en aquella época, en sus 20 años de carrera tuvo la suerte de compartir equipo con grandes figuras como Rocha, Gaúcho, Romario, Branco y Bebeto.  

"Cuando los días pasaban, tenía un dentista amigo que me daba un certificado médico con algún problema físico. Partidos completos, probablemente he jugador 20 o 30, pero todos amistosos", confirmó el propio Raposo años después de retirarse.

Cuando vestía los colores de Bangu pudo entrado en un partido oficial. El entrenador lo mandó a calentar pero tuvo una idea insólita que lo salvó de entrar al campo de juego. "Comencé a calentar y vi que algunos hinchas estaban insultando al equipo de atrás del alambrado. Salté el cerco y fui a pelearme con ellos. Me expulsaron antes de entrar”, recordó.

Una historia verdadera, aunque muchos crean que sea fantasiosa. Una historia hoy en día sería poco factible, con el avance de la tecnología y el uso de las redes sociales.  

Notas relacionadas