x
El día que Maradona le salvó la vida a un reconocido director de Hollywood

El día que Maradona le salvó la vida a un reconocido director de Hollywood

#GraciasDiego

No sólo es admirador fanático por su fútbol, también porque evito una tragedia.
Viernes 30 de Octubre de 2020

Podemos mencionar miles de historias de Diego Maradona que se hicieron conocidas a lo largo de todos estos años. Muchas, casi todas, relacionadas a lo que el astro del fútbol mundial hizo dentro del campo de juego y tantas otras sobre su mediática vida personal. En esta ocasión nos centraremos en una historia que lo coloca a Maradona como un “salvavidas”.

Hay que situarnos muchos años atrás, cuando Pelusa era todavía jugador de Napoli. Su estadía en el club y en la ciudad despertó el cariño de los italianos por los argentinos, pero más precisamente por Maradona. Diego recuperó e hizo renacer el fanatismo y la esperanza de los hinchas napolitanos. Uno de ellos fue Paolo Sorrentino, reconocido director de cine, y admirador de astro argentino.    

En 2014, cuando “La Gran Belleza” fue elegida como la mejor película extranjera, subió al escenario del evento de los Oscars y mencionó a Diego: "Gracias a la Academia, a todos los actores, productores. Gracias a mis inspiradores, Federico Fellini, Talking Heads, Martin Scorsese y Diego Maradona".

¿Cuál era el vínculo entre ambos? En realidad ninguno, pero el excapitán de la Selección Argentina fue muy relevante para su vida. Cuando Sorrentino tenía 15 años, tuvo la desgracia de que sus padres murieran en un incendio, del cual se salvó porque se quedó en su casa para ver el partido del 10.

“Desde que tenía 15 años que le pedía a mi papá que me dejara ir a ver un partido de Maradona y el Napoli de visitante. Sólo me dejaban ver los de local. Cuando en aquel septiembre del año 86 mis padres me dijeron que teníamos que ir a pasar unos días a nuestra casa en Roccaraso, les rogué que me dejaran ir a Empoli, donde jugaba de visitante Napoli. No sé por qué pero ese día me autorizaron. Ellos se fueron y yo me quedé en casa. Al otro día sonó el timbre. Era el portero del edificio. Con los ojos llorosos me comunicó que mis papás habían muerto durante la noche en nuestra casa de veraneo. Hubo una fuga de gas y fallecieron mientras dormían. Yo salvé mi vida gracias a mi amor por Maradona”, contó.

 

Notas relacionadas