Novedades

“Gambito de Dama”: El origen de su nombre y la partida del final de la serie

Conocemos qué inspira el nombre de la serie protagonizada por Anya Taylor-Joy y en qué partida está inspirada el desenlace de la serie, a través del análisis de un experto.
“Gambito de Dama”: El origen de su nombre y la partida del final de la serie
Viernes 13 de Noviembre de 2020
Tras su estreno, “Gambito de Dama” se convirtió en una de las series más importantes de la plataforma Netflix. La participación de la actriz angloargentina Anya Taylor-Joy, como la protagonista, hizo que la serie se instalara en los comentarios de los argentinos, pero su trama, que toma al ajedrez como elemento principal, más todavía.

Pero, ¿qué es el “Gambito Dama”? Se trata de una de las aperturas más importantes del ajedrez y alcanzó su excelencia en la partida que disputaron en Buenos Aires, en 1927, José Raúl Capablanca y el vencedor, Alexander Alekhine. De 34 partidas disputadas, en 32 se usó esta apertura.

Fue uno de los movimientos preferidos por los mejores jugadores del mundo e incluso utilizada por Garry Kasparov, cuya participación como asesor es importante dentro de la serie. Justamente, Kasparov la utilizó ante Anatoly Karpov, su mayor rival de la historia, a partir de que uno de sus analistas lo convenció de incluirla, ya que es considerada “la apertura de los campeonatos del mundo”.

Un dato especial está referido a la “Dama”, la última pieza en incorporarse al ajedrez moderno y la única que llegó de origen europeo. Los árabes introdujeron el juego en Europa y se cree que la “Dama” fue agregada en la ciudad de Valencia, en la segunda mitad del siglo XV. En primeros términos, se la llamó “la dama poderosa”, haciendo alusión a Isabel La Católica. “La importancia e influencia de las mujeres en Occidente en el siglo XV le otorgó en el ajedrez el rango de la pieza más poderosa”, explica el Gran Maestro Internacional y 5 veces campeón argentino Pablo Ricardi.

La serie, que está ambientada en los Estados Unidos en la década del setenta, tiene como protagonista a Beth Harmon (Anya Taylor-Joy). Justamente, en esa época, era muy raro encontrar a una mujer participando de partidas de este juego. Según los expertos en la materia, la seria hace aquí un paralelismo con Robert Fischer, al que nunca se menciona.

“Para quienes jugamos al ajedrez desde siempre, la serie es como un espejo donde mirarnos, un repaso de los momentos emotivos de la vida ajedrecista, y un espacio donde nos reconocemos como seres genuinos con derecho a la felicidad”, agrega el ganador del Premio Konex al mejor ajedrecista de la década del año 2000.

¡Atención Spoilers!

Para aquellos que no vieron aún la serie, atención,ya que la partida final, es importante de destacar. Está inspirada en el duelo entre Vassily Ivanchuk y Patrick Wolff, del Torneo Interzonal de Biel, de 1993. Tras 72 movidas, esta terminó en tablas. En la ficción, la partida se suspende, pero Beth Harmon hace una jugada distinta y la partida toma un nuevo camino.

“Beth inicia la partida con un peón dama, lo que constituye una sorpresa porque en la mayoría de las partidas que refleja la serie lo hace avanzando el peón rey. Borgov, que es descripto como un jugador clásico, también se aparta de lo convencional optando por un desarrollo moderno, llegándose rápidamente a una posición compleja.

En la ficción la partida se suspende (como indicando que la lucha entrara en otro plano) en esta posición, y en la reanudación Beth se desvía con una jugada más interesante que la realizada por Ivanchuk. Después de esta captura, las blancas amenazan (Cf8+) ganando la dama, lo que obliga a la siguiente respuesta de las negras. La resultante es un peligroso peón pasado en (e7), si bien las negras todavía pueden, con juego correcto, mantener cierta paridad de perspectivas. Este es el momento crítico de la partida.

Borgov se equivoca en su última jugada. Debió mover el rey a h8. Pero, hay que decir que en una partida viva, el peón de (e7) es una estaca en el corazón de la posición de las negras.
Borgov, tal vez consciente de su error, ofrece tablas contra su costumbre, pero Beth Harmon, que siempre juega a ganar, rechaza la oferta y ejecuta un remate brillante. El sacrificio de dama -"gambito de dama"- con que concluye la partida y la serie.

No es posible detener el jaque de torre en la octava y la consiguiente coronación del peón. A Borgov solo le quedan unos jaques agónicos que no sirven para nada. En esta posición, agotados los jaques de la dama negra, e inerme su rey, Borgov abandona y felicita con hidalguía a Beth Harmon”.


Pablo Ricardi es Gran Maestro Internacional, cinco veces campeón argentino y ganador del Premio Konex al mejor ajedrecista de la década del año 2000. Es columnista semanal de LA NACION.

Fuente: La Nación

Notas relacionadas