x
De manejar un Uber a lograr el ascenso del fútbol uruguayo; la historia del entrenador de Cerrito

De manejar un Uber a lograr el ascenso del fútbol uruguayo; la historia del entrenador de Cerrito

Novedades

Marcenaro fue colaborador de Sergio Markarian en la Selección de Grecia, se quedó sin trabajo, comenzó a dividir sus horas entre Uber y el fútbol del ascenso y logró salir campeón y ascender a la primera división de Uruguay con Cerrito.
Martes 1 de Diciembre de 2020
Cerrito es uno de los 2 equipos uruguayos que jugarán la próxima temporada en la primera división de aquel país. Tras haber empatado con Villa Española, el equipo no solo consiguió el ascenso de categoría sino que también se consagró campeón del ascenso.

Lo hizo de la mano de Roland Marcenaro como entrenador, aquel que supo ser colaborador de Sergio Markarian en la Selección de Grecia durante el camino a la Eurocopa de 2016, al cual no lograron clasificarse.

Tras la aventura por Europa, Markarian decidió descansar, pero sus colaboradores no podían quedarse sin trabajar. Marcenaro empezó a consumir los ahorros de lo que había juntado en sus pasos por Qatar y Grecia. “En un momento decidí que tenía que salir a hacer algo. Poner un negocio no podía porque es un tema de proyección. Si mañana me salía un trabajo en el fútbol, ¿qué hacía con el negocio? Por lo que decidí salir a hacer Uber”, le contó Marcenaro a Referí.

Además, agregó: “Tengo un Best Seller para escribir sobre las cosas que me pasaron en el Uber. La gente que se subía me miraba 2 o 3 veces y cuando se animaban me preguntaban si no era árbitro y yo tenía que explicar que era entrenador”.



Marcenaro alternaba las horas en el Uber con los proyectos futbolísticos que tenía que confeccionar para volver a dedicarse de lleno a su profesión. Fue en 2018 que le propusieron volver a entrenar al equipo Miramar Misiones, un equipo que en ese momento militaba en la B y que tenía serios riesgos de perder la categoría. Si bien había trabajado con Markarian, él le dio permiso a que tomara el equipo. El equipo hizo una buena campaña pero no llegó a zafar de perder la categoría. “Bajamos un sábado y el domingo a la tarde decidí salir a hacer Uber”, agregó.

Luego de estar unos meses sin trabajar relacionado al fútbol, le llegó la oportunidad de asumir la conducción técnica de Cerrito. El equipo estaba en la novena posición y llegó a los Playoffs para pelear por un ascenso. Esa primera temporada al mando del equipo terminó en semifinales, tras ser eliminado por Villa Española.

Cuando terminó el campeonato Roland cobró lo que debía cobrar y se quedó con la incertidumbre de si continuaría en el equipo, ya que no tenía más contrato. Como no recibía ninguna propuesta para continuar entrenando a Cerrito, decidió volver a salir con su coche para continuar trabajando en Uber. Hasta que una noche, mientras trabaja con el auto recibió un llamado que le devolvió la sonrisa.

Lo llamaron para acordar el contrato y a la semana siguiente comenzó a trabajar en el proyecto. “Hablé con el presidente y quedamos en que nadie traía jugadores por sí mismo sino que el equipo lo armábamos entre ambos. El presidente me dijo que tenía 0 presión, que el cuadro estaba bien en el descenso pero lógicamente que yo no puedo entrar a la cancha a ver qué pasa, yo entro a ganar”, le dijo el entrenador a Referí.

En un año especial por la pandemia, que encontró al equipo en pleno desarrollo de los partidos amistosos, Marcenaro le otorga un buen porcentaje del ascenso a esta situación que le tocó vivir a todo el mundo. “Cuando empezamos a entrenar por Zoom les dijimos a los jugadores que el nivel de entrenamientos iba a ser muy importante y se adhirieron. Para mí ahí sacamos la ventaja de la primera rueda”, comentó.

Una vez que la actividad se retomó, el equipo comenzó a sumar puntos en la cancha hasta quedarse con el primer puesto del torneo y el ascenso a la máxima categoría del fútbol uruguayo.

Fuente: Referí

Notas relacionadas