Cargando...
Facundo Conte: “Lo vivido en Río 2016 cicatrizó y se transformó en motivación para ir en busca de la medalla a Tokio 2020”

novedades

Facundo Conte: “Lo vivido en Río 2016 cicatrizó y se transformó en motivación para ir en busca de la medalla a Tokio 2020”

Jueves 8 de Julio de 2021
Facundo Conte irá en busca de su propia medalla a los Juegos Olímpicos de Tokio junto al vóley argentino, así como su padre lo consiguió en Seúl 1988. Con el foco puesto en llegar de la mejor manera al primer partido de la dura zona que le tocó al seleccionado “albiceleste”, y en el marco de la campaña que presentó adidas para este evento, charlamos sobre cómo vive lo que será una nueva cita olímpica en su carrera, su papel en el equipo y su momento deportivo.

“Fue importante para nosotros jugar la Nations League, si bien fue un torneo muy exigente, donde jugamos 15 partidos en un mes. Después de tanto tiempo de no jugar juntos nos ayudó a volver al ritmo. El vóley es un deporte de tanta sincronización en tan poco tiempo que es importantísimo lograrla a través de los partidos. De esa manera nos entrenamos mucho y mejor para Tokio, que es el torneo más importante. Salimos novenos y el balance es positivo. Sirvió para sacarnos el polvo y volver a jugar juntos. La Nations League nos permitió saber en qué nivel estamos para los Juegos Olímpicos”, comentó Conte desde la concentración del equipo argentino.

Además, agregó: “Estamos preparándonos para lo más importante para un deportista. Sin duda nos tocó una zona muy difícil en Tokio 2020, sabemos perfectamente que tenemos 4 de los mejores 8 equipos del mundo en nuestro grupo. Va a ser durísima pero creo realmente que como equipo podemos sacar algo bueno. Los juegos anteriores hemos jugado bien, si bien la derrota ante Brasil fue una trompada en la boca, cicatrizó y se convirtió en motivación para lo que viene. Hasta ahora ese fue sin duda el momento más alto de mi carrera, por lo que la Selección y los Juegos Olímpicos significan para mí. Hoy sabemos que la zona es más difícil que en aquella oportunidad pero también creemos en la fuerza que tenemos y esperamos tener resultados positivos para lograr la clasificación a segunda ronda. No hay que ganarle a todos, sino ganar los partidos que necesitamos. A pesar de perder algún partido debemos ser fuertes de cabeza para levantarnos y seguir luchando. Son 5 partidos que tenemos que jugar y buscar la victoria”.



En los últimos 5 años, Facundo Conte pasó por el vóley de Brasil y luego de Tokio 2020 volverá a jugar en Polonia en el Aluron CMC. “Terminé mi aventura por Brasil y después de los Juegos Olímpicos de Tokio iré a Polonia. En septiembre comienza la liga y estoy muy contento por volver a una competencia en la que jugué durante 3 años y es una de las más competitivas del mundo y me pone contento volver a ir a jugar allá. Incluso el público ya volvió a los estadios y eso es un extra”, comentó Conte.

Pero además, el tiempo entre los Juegos Olímpicos pasados y los que están a punto de disputarse le permitió llevar a cabo un crecimiento en lo personal y en su figura deportiva dentro del equipo: “Creo que hay muchas diferencias entre el Facu Conte que llegó a Río 2016 y el que llega a Tokio 2020. Muchos disgustos, alegrías y experiencias. En aquel momento era mucho más “energía” y menos “cabeza” y hoy la balanza se equiparó. Aprendí a usar la experiencia y a apoyarme en el equipo. Siento que entiendo más el juego y que me apoyo más en el equipo, algo fundamental en un deporte como el vóley”.

Facundo Conte será uno de los cientos de atletas que participarán de Tokio 2020 y lo harán de la mano de adidas. Justamente, es uno de los protagonistas de la campaña que la marca de las 3 tiras presentó con deportistas argentinos. “Me encanta que una marca como adidas me apoye en mi carrera deportiva. Hace que uno no se sienta solo ante la búsqueda de los sueños deportivos. Me pone contento ser parte de la campaña “Impossible is nothing” para los Juegos Olímpicos y estar juntos para así hacer la victoria más grande aún. Parte de esa frase la llevo tatuada y es un principio de vida para mí”.



Lejos de buscar comparaciones, siendo integrante de una familia que vive el vóley todos los días, Facundo destacó el haber crecido bajo la influencia olímpica de su padre: “Yo crecí bajo la influencia de su medalla de Seúl 1988. Fue muy lindo poder verla y eso hizo más real todavía el el sueño de tener la mía propia. Sabiendo que se puede ganar una medalla, como lo hizo mi viejo, el deseo es más fuerte todavía. No hablamos mucho de que él tenga una y yo no, él podría gastarme pero no lo ha hecho nunca. Todos en la familia esperamos que en Tokio 2020 se pueda sumar una más al cajón de los logros y los sueños cumplidos”.

Notas relacionadas