Cargando...
Hijo 'e Tigre

Novedades

Hijo 'e Tigre

Miércoles 23 de Diciembre de 2020
The Ritz - Carlton Golf Club en Orlando fue protagonista el pasado fin de semana con la primera unión semi - profesional de la dinastía Woods. Padre e hijo empezaron a formar una alianza que tuvo grandes destellos en los fairways y una fantástica performance arriba de los greens. Tiger (44) y su hijo Charlie (11) dieron cátedra en el divertido PNC Championship, torneo que ofrece la oportunidad de ver a 20 grandes campeones formar equipo con un miembro de su familia y jugar el juego que realmente aman juntos. Para disputarlo, todos los participantes deben haber ganado un campeonato major o The Players, dibujando un campo tremendamente talentoso de los grandes del golf.

Anecdótico fue el séptimo lugar conseguido. Porque todas las luces se enfocaron en el pequeño Charles, primogénito menor del Tigre de Florida. Como si la genética hablase, y es lógico, los parecidos a la hora del swing y el movimiento de palos se volvió una constante a lo largo de los tres días de torneo. Si bien el campeón de 15 Grand Slams afirmó que poseen movimientos diferentes, afirmó que su hijo supo copiar varias partes de su juego a lo largo de la práctica durante la cuarentena. Y, por supuesto, es lo que cualquiera haría a la hora de observar la figura paterna. 

Yendo a lo puramente estadístico, los Woods anotaron un total de 3 águilas (nadie más que ellos en esta competición), 16 birdies, 15 pares y apenas dos bogeys. Cabe destacar que, dada la corta edad de Charlie, en varias ocasiones supo golpear desde un tee cercano al fairway, casi 100 yardas por delante de su padre. Lo más destacado fue el porcentaje de scrambling de la pareja: un impresionante 94,44% sobre el juego corto.

"No creo que las palabras puedan describirlo", dijo Tiger. "El hecho de que hayamos podido tener esta experiencia juntos... es un recuerdo para toda la vida". En cuanto al futuro de Charlie como golfista, el oriundo de Júpiter coloca paños fríos. "Bueno, ya veremos qué ocurre. De momento, lo único importante es que lo pase bien. Charlie será lo que quiera ser. Yo no voy a influir en nada. Si quiere dedicarse a esto, pues bien, pero será decisión únicamente suya. Mi padre nunca me obligó a jugar al golf y yo nunca lo haré con mi hijo. Lo que él haga en el futuro me parecerá bien. Ahora se trata de tener esos momentos con él".

No obstante, si el hijo del más grande de todos los tiempos decide emular a su padre, el legado parece intacto. 

Por Federico Wiersba - No Está Dada
Foto: Phelan M. Ebenhack / AP

Notas relacionadas